Reserva Nacional Los Cipreses

16 11 2008

Con 36.882 ha. de superficie, esta reserva es el resultado de una combinación de fenómenos volcánicos, glaciares y fluviales.

Su principal cauce es el río de Los Cipreses, afluente del Cachapoal, pero también existen pequeñas lagunas en las zonas más altas del parque, tal es el caso de la laguna Agua de la Vida.

riocipreses10_lg

Dentro de sus límites coexisten variadas especies de animales y aves, como el zorro culpeo, el loro tricahue (especie en peligro de extinción) y el zorro chilla. Pero uno de los aspectos más interesantes del parque son los bosquetes de ciprés de la cordillera, presentes en el sector Urriola y que coexisten con ejemplares de olivillo de la cordillera.

Otro aspecto notable son los petroglifos dejados por pequeños grupos de cazadores hace 5 mil u 8 mil años atrás en diversos lugares de la reserva, como la Piedra del Indio. Más reciente en nuestra historia, lo constituyen los cuentos y leyendas sobre los legendarios hermanos Pincheira, bandoleros que se refugiaban en los intrincados cajones cordilleranos luego de sus asaltos a principio del siglo XIX.

Cabe destacar que esta Reserva Nacional que es administrada por la Conaf, representa el ecosistema cordillerano típico de la zona mesomórfica andina, encontrándose especies autóctonas de flora y fauna silvestre.

Como llegar:

Desde Santiago-Rancagua: a través de movilización pública o particular. Desde Rancagua a la Reserva: Tomar la carretera Pdte. Eduardo Frei Montalva, o también llamada “la carretera del cobre”, hacia el este. En 50 km llegará al poblado minero de Coya, continúe hasta llegar a una encrucijada, tome el camino señalado a la reserva, y en 15 km llegará a la portería de ésta





¿Dónde se escondía el hippismo chileno?

6 11 2008

pocos kilómetros de La Serena, se encuentra un lugar llamado Punta de Choros. Un sitio tranquilo, rodeados de dunas, playas e islotes, los cuales alguna vez fueron el hogar de las primeras familias hippies en Chile y hoy en día son parte del turismo de la zona.

Se sabe que en Isla Choros vivieron alrededor de quince familias. Se alimentaban de la vegetación y de vez en cuando cruzaban en bote a tierra firme. Sin embargo, el Gobierno declaró la Isla Las Gaviotas e Isla Choros como parques naciones y patrimonio de la naturaleza, hace unos diez años atrás y los habitantes de esos lugres, debieron trasladarse y mudarse a Punta Choros y alegrarse sólo con el turismo.

Hoy en día el lugar es visita obligatoria si se viaje de norte a sur o de sur a norte: Sus extensas playas y dunas son un atractivo increíble para todos los turistas que recorren el norte, sobre todo los amantes de la flora y fauna marina. Pues, la cantidad de delfines y ballenas forman parte de las “mascotas” de este sitio.

Un mar azulísimo cubre la visión mientras las labores de la caleta se mezclan entre botes que salen a la pesca y otros que se llevan a los turistas a visitar la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt, la estrella del lugar, que con sus islas Choros, Damas y Chañaral se convierten en uno de los lugares más hermosos de la región.

Si vas mochileando, es recomendable que partas bien temprano, para que te puedan llevara aquellas personas que andan en auto dispuestas a subir a aquellos turistas que no andan con el capital suficiente. A unos 75 kilómetros de viaje rumbo al norte, desde La Serena y tras una breve bifurcación, se llega al poblado de Los Choros, de pequeñas casas y con una iglesia con campanas de oro, sorprende por la gran cantidad de olivos que verdean el pueblo y que son una de las características del lugar con su afamado y casero aceite de oliva.

Desde acá el camino se vuelve sinuoso y lleno de arena. Sorprende ver parcelados vastos terrenos, ejemplo claro del boom de la zona y cercano a ellos hay una cruz grande, una animita que recuerda a los muertos del barco Itata. Dicha embarcación naufragó en las cercanías de Punta de Choros durante la noche y sus 200 supervivientes, empapados y con frío, acudieron en busca de ayuda a Los Choros. Sus habitantes creyeron que se trataba de fantasmas y no les abrieron sus puertas ni prestaron ayuda alguna, entonces los náufragos volvieron sobre sus pasos y se instalaron en este sector donde acurrucados murieron de frío y hambre.


La emoción aumenta al acercarse la barca a acantilados en donde la fauna se deja observar vivamente. Un grupo de lobos marinos saluda con aullidos el paso de la nave y sorprende verlos encaramados en roqueríos bastante elevados para un ser que en la tierra solamente se arrastra. Pero aún más sorprendente es cuando navegamos cercanos a las playas rocosas de la isla y se observan un montón de puntitos blanco con negro, miles de puntitos que viven y poseen como santuario los tres islotes: el pingüino de Humboldt.

Dichas aves estuvieron a punto de desaparecer de la zona hace unos años atrás, pero gracias a la labor conservacionista de CONAF, estos pingüinos endémicos suman más de 15 mil ejemplares y es posible divisarlos haciendo sus nidos tanto en las orillas de la playa como en peligrosos acantilados a los que suben, quién sabe como, buscando protección.

Punta de Choros

Punta de Choros

Hoy en día, Punta de Choros está sufriendo el ataque de las termoeléctricas que se quieren instalar en el lugar, para generar energía, destruyendo de esta manera el esfuerzo y la pasividad que han generado los habitantes, para mantener el lugar tal como es. Por lo mismo, Re-conoce Chile está apoyando la causa de los habitantes, pues creemos que se está haciendo daño el turismo y la naturaleza de Chile.





Reserva Nacional 7 Tazas

8 10 2008

La Reserva Nacional 7 tazas, queda ubicada en la pre cordillera andina a una altura que va entre los 600 a 2.156 m.s.n.m. y a 45 kms. al sureste de Molina, el acceso se realiza a través de un camino de tierra y ripio.

7tazas

La Reserva, de 7.645 há, es administrada por CONAF, quienes han implementado senderos de paseo, áreas de picnic y un centro de visitantes.

El sector sobresale por su belleza natural dada por la espesa vegetación nativa que invita a internarse en legendarios bosques y valles hacia diversos puntos del lugar. También es de gran atracción para los kayakistas que, desafiando las caídas de agua del río Claro, se lanzan sucesivamente en las piscinas naturales de arquitectura perfecta, y labradas por miles de años en la roca basalto, una de las rocas mas duras que se tiene conocimiento y que dio origen a las conocidas Siete Tazas.

En los alrededores existen cerros para escalar, hacer trekking y/o cabalgatas, mountainbike, conocer o bañarse muy cerca de las cascadas Velo de la Novia y Salto de la Leona, rodearse del bosque nativo animado por la fauna del lugar: el loro tricahue, pato correntino, aguilucho, torcaza y también zorros, pumas y chingues.

El dato de re-conoceChile:

Si eres estudiante, sube al bus que parte en Molina. Debes bajar al final del trayecto, hasta donde llega el bus.  Al costado encontrarás un camping de la Conaf, si muestras tu credencial te harán un gran descuento. Sólo pagaras mil pesos por la noche, eso si, debes tener en cuenta que no hay agua caliente, por lo que te recomendamos ducharte como a las seis de la tarde y tampoco hay luz, pero esto último es mejor. Verás las estrellas casi para poder tocarlas con la punta de tus dedos. Te aconsejamos que lo visites.