La joya del pacifico

7 12 2008

Cuenta los historiadores de Valparaíso -capital de la región del mismo nombre- que la ciudad no tiene fecha exacta de fundación, aunque más de uno le atribuye ese honor al español Juan de Saavedra, quien en 1576 llegó a dichas tierras capitaneando a un puñado de indígenas changos.
Rodeada de los cerros Concepción y Alegre y bañada por el océano, la ciudad que ahora es Patrimonio Histórico de la Humanidad, tuvo su esplendor en el siglo XIX, debido a interminables intercambios comerciales con Europa, principalmente con Italia, Inglaterra y Francia. Por eso, sus calles muestran características especiales, con algunos edificios a la usanza antigua y otros envanecidos de modernidad.

MUSEO A CIELO ABIERTO

Cerro Concepción

Desde su inicios Valparaíso se transformó en un enclave estratégico de las rutas navieras que por el Cabo de Hornos venían desde el océano Atlántico hacia las costas e islas del océano Pacífico. Luego, sirvió como puerto de recalada y aprovisionamiento. En sus bodegas se guardaba la mercadería que era reembarcada a los puertos del Pacífico y Oceanía

Valparaíso se transformó en la principal plaza comercial y financiera de Chile. Fue pionero en todos lo adelantos urbanos del país. En la ciudad radicaron los pioneros de la nueva clase económica surgida de la minería en el norte.

Donde ir:

Entre el pie de los cerros y el mar se forma el “plan”de Valparaíso, donde están el comercio, el centro financiero, oficinas y antiguas residencias.

Actualmente Valparaíso es una ciudad turística. Cuenta con grandes hoteles, restaurantes y playas.

Entre sus playas más importantes, se destacan : Playas Las Docas, Laguna Verde, Las Torpederas, San Mateo, Portales, Caletas y El Membrillo.

Ascensores de: Artillería, Polanco, Turri, Cordillera, Larraín, Las Monjas, Florida, El Peral, Concepción, Barón y Las Cañas.

También es interesante visitar: la Torre del Reloj, la Estación Barón, Aduana de Valparaíso. La Ex-Intendencia de Valparaíso. Los Edificios de la Bolsa de Comercio. El Reloj Turri, el Club Naval, el Diario El Mercurio de Valparaíso. La Casa de Pablo Neruda “La Sebastiana“.





¿Dónde bañarse en el Norte Grande?

10 11 2008

Chile tiene una de las costas más largas en todo el mundo. Por lo mismo en el norte de nuestro país podemos encontrar una de las playas y balnearios más fabulosos y diferentes.

Nosotros, miembros de Reconoce Chile hemos realizado una selección de las diez playas y balnearios más llamativos y exclusivos que se pueden encontrar en el Norte Grande. Es decir, en las regiones de Arica y Parinacota, Iquique y Antofagasta.
Esta selección realizada por nosotros es completamente subjetiva y representan los intereses de los miembros de los creadores de este sitio. Esperamos haber sido lo más representativos con el tema de la clasificación de las playas:
Se ubica en los alrededores de la cuidad de la eterna primavera, Arica. Es muy solitaria, ideal para caminatas. En ella se pueden practicar deportes como el surf y la pesca de orilla.

1.- Playa Corazones
A 15 kilómetros al sur de la ciudad de Arica se ubica esta playa, en el sector de Ancota. En el lugar podrá apreciar cuevas naturales y pinturas rupestres. La fauna que destaca son los lobos marinos, que verá desde la costa.

2.- Punta Gruesa
Se ubica a 18 kilómetros de Iquique y representa un lugar histórico, por ser el lugar donde se desarrollo el Combate Naval del mismo nombre el 21 de mayo de 1879. Es un sector de roqueríos donde se levanta un faro en homenaje a la hazaña del Capitán Condell en la fecha antes anunciada.

3.- Playa Lobito
Se ubica a 22 kilómetros de la cuidad de Iquique. Se rodea de acantilados, pero a pesar de ello es apta para el baño, la pesca deportiva y el picnic. A través de ella podrá llegar hasta el Balneario Los Verdes.

4.- Playa Canavayita
Se sitúa a 60 kilómetros al sur de la capital regional, Iquique. El lugar es un roquerío con una caleta de pescadores. Sus aguas de color esmeralda son aptas para la natación y práctica de deportes náuticos. En los alrededores encontrará zonas de camping, restoranes y hoteles.

5.- Playa Amarilla
Es una de las más extensas de la región y se ubica a 15 kilómetros al sur de la cuidad de Antofagasta. Es apta para el baño, la pesca y otros deportes náuticos, además de la disposición de quiosco y estacionamiento.

6.- Balneario Caleta Boy
Playa de fácil acceso donde encontrará una piscina de origen natural. Es apta para la práctica de deportes, baño y pesca. Se sitúa en el extremo sur de la cuidad de Tocopilla.

7.- Playa El Laucho
La playa es de aguas templadas y arena blanca. Se ubica en la ciudad de Arica, por lo que es muy concurrida. Sus aguas son aptas para el baño. En las proximidades de la playa encontrará servicios como duchas, baños y camarines. También podrá disfrutar de diversas entretenciones como restoranes, pubs y discoteques.

8.- Balneario Juan López
Se ubica a 38 kilómetros al norte de Antofagasta. Se compone de un conjunto de casas en un sector costero desértico. La arena es fina y gris, y sus aguas calmas y tibias. Se ubica en una bahía cerrada semejando una herradura. Es pata para la realización de deportes, pesca y baño.

9.- Bahía Chinchorro
Se sitúa hacia el norte del Puerto de Arica, frente al paseo del mismo nombre. Su costanera alcanza los 1.700 metros, la cual está decorada con motivos altiplánicos, palmeras, una plazoleta, entre otros. Su arena es limpia y su oleaje suave. Se encuentra habilitada para el baño y la práctica de deportes náuticos como body-board y motos acuáticas. Dado los lugares de diversión que se sitúan en el paseo costanera, hay mucha concurrencia durante la noche, y también en la época de verano, cuando se realizan variados eventos.





¿Dónde se escondía el hippismo chileno?

6 11 2008

pocos kilómetros de La Serena, se encuentra un lugar llamado Punta de Choros. Un sitio tranquilo, rodeados de dunas, playas e islotes, los cuales alguna vez fueron el hogar de las primeras familias hippies en Chile y hoy en día son parte del turismo de la zona.

Se sabe que en Isla Choros vivieron alrededor de quince familias. Se alimentaban de la vegetación y de vez en cuando cruzaban en bote a tierra firme. Sin embargo, el Gobierno declaró la Isla Las Gaviotas e Isla Choros como parques naciones y patrimonio de la naturaleza, hace unos diez años atrás y los habitantes de esos lugres, debieron trasladarse y mudarse a Punta Choros y alegrarse sólo con el turismo.

Hoy en día el lugar es visita obligatoria si se viaje de norte a sur o de sur a norte: Sus extensas playas y dunas son un atractivo increíble para todos los turistas que recorren el norte, sobre todo los amantes de la flora y fauna marina. Pues, la cantidad de delfines y ballenas forman parte de las “mascotas” de este sitio.

Un mar azulísimo cubre la visión mientras las labores de la caleta se mezclan entre botes que salen a la pesca y otros que se llevan a los turistas a visitar la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt, la estrella del lugar, que con sus islas Choros, Damas y Chañaral se convierten en uno de los lugares más hermosos de la región.

Si vas mochileando, es recomendable que partas bien temprano, para que te puedan llevara aquellas personas que andan en auto dispuestas a subir a aquellos turistas que no andan con el capital suficiente. A unos 75 kilómetros de viaje rumbo al norte, desde La Serena y tras una breve bifurcación, se llega al poblado de Los Choros, de pequeñas casas y con una iglesia con campanas de oro, sorprende por la gran cantidad de olivos que verdean el pueblo y que son una de las características del lugar con su afamado y casero aceite de oliva.

Desde acá el camino se vuelve sinuoso y lleno de arena. Sorprende ver parcelados vastos terrenos, ejemplo claro del boom de la zona y cercano a ellos hay una cruz grande, una animita que recuerda a los muertos del barco Itata. Dicha embarcación naufragó en las cercanías de Punta de Choros durante la noche y sus 200 supervivientes, empapados y con frío, acudieron en busca de ayuda a Los Choros. Sus habitantes creyeron que se trataba de fantasmas y no les abrieron sus puertas ni prestaron ayuda alguna, entonces los náufragos volvieron sobre sus pasos y se instalaron en este sector donde acurrucados murieron de frío y hambre.


La emoción aumenta al acercarse la barca a acantilados en donde la fauna se deja observar vivamente. Un grupo de lobos marinos saluda con aullidos el paso de la nave y sorprende verlos encaramados en roqueríos bastante elevados para un ser que en la tierra solamente se arrastra. Pero aún más sorprendente es cuando navegamos cercanos a las playas rocosas de la isla y se observan un montón de puntitos blanco con negro, miles de puntitos que viven y poseen como santuario los tres islotes: el pingüino de Humboldt.

Dichas aves estuvieron a punto de desaparecer de la zona hace unos años atrás, pero gracias a la labor conservacionista de CONAF, estos pingüinos endémicos suman más de 15 mil ejemplares y es posible divisarlos haciendo sus nidos tanto en las orillas de la playa como en peligrosos acantilados a los que suben, quién sabe como, buscando protección.

Punta de Choros

Punta de Choros

Hoy en día, Punta de Choros está sufriendo el ataque de las termoeléctricas que se quieren instalar en el lugar, para generar energía, destruyendo de esta manera el esfuerzo y la pasividad que han generado los habitantes, para mantener el lugar tal como es. Por lo mismo, Re-conoce Chile está apoyando la causa de los habitantes, pues creemos que se está haciendo daño el turismo y la naturaleza de Chile.





Cerros, dunas, aguas cálidas en un solo lugar

1 11 2008

José Miguel Portilla, uno de los miembros de Reconoce Chile, relata la experiencia de haber llegado hasta el Parque Nacional Llanos de Challes. Caminatas por el desierto, vida natural, guanacos, aguas transparentes, envuelven este relato.

El verano del 2007 fue la primera vez que llegó a este lugar. Recomendado por una amiga, José llegó a los Llanos junto a Rafael Sanhueza, compañero del colegio. “El viaje fue increíble. En ese momento lo único que quería era llegar hasta los el camping. Pero ahora que lo pienso, fue una experiencia inolvidable que quizás nunca más la vuelva a repetir”.

El Porti, como conocen a José Miguel, pasó esa noche caminando por un pequeño camino que era iluminado sólo por la luna, la cual duraría pocas horas. Sin más alternativa tuvieron que armar la carpa en medio del desierto y aventurarse a pasar la noche en la intemperie.

Llanos de Challes

Llanos de Challes

El Parque Nacional Llanos de Challes se encuentra ubicado en el sector costero de Región de Atacama, en la provincia y comuna de Huasco. Para acceder al lugar existen dos vías alternativas, la principal tiene su origen en el km. 668 de la ruta 5 Norte, aproximadamente 17 km. al norte de Vallenar, siguiendo por el camino secundario C-440 que pasa por el mineral de Los Colorados y la localidad de Canto de Agua hasta llegar a Carrizal Bajo. La otra vía de acceso es el camino C-470 que une por la costa las localidades de Huasco Bajo y Carrizal Bajo, según informan los sitios de turismo de la Región de Atacama.

“El Parque Nacional nos recibió con las puertas abiertas, no tuvimos que pagar nada porque sólo deben pagar quienes entran en auto, los demás pueden instalar su carpa donde quieran sin ningún problema”. El parque lleva hartos años, pero desde hace casi cuatro años que comenzó a hacerse más popular, sobre todo en los santiaguinos que buscan recorrer el norte de Chile.

La gente que acude a este lugar, va generalmente a descansar y a pasar un momento grato con los amigos y la familia, desconectada de los tradicionales balnearios populares que existen a lo largo del país. En este lugar no hay electricidad, por lo que las fogatas abundan entre los jóvenes y las familias, para dar la bienvenida a las demás personas que quieren pertenecer a ese momento.

Llanos de Challes no tiene árboles en donde uno se pueda refugiar del sol, pero tiene una de las aguas más ricas que hay en Chile, de arena blanca y fina, con agua tibias y cristalinas. Por lo que ya saben donde encontrar aquel refugio del que hablábamos. Sin embargo, existen muchísimos paseos y excursiones que se pueden hacer, en los cuales se pueden encontrar geoglifos, guanacos, llamas, cactus y un gran variedad de flora y fauna.

No hay primera sin segunda
Como si fuera poco, José decidió volver el invierno del 2008. “Realmente no quedé satisfecho y quería seguir conociendo ese lugar, más encima en otro momento distinto, con otras temperaturas y climas más acogedores, sobre todo en un invierno lluvioso y frío.
“Fue una experiencia completamente distinta: Había menos gente, estaba más tranquilos y nos pudimos conocer entre todos”. El Parque Nacional Llanos de Challes es bastante conocido por sus playas y la gran mayoría de las personas llega hasta allá para surfear en las playas aledañas que hay en Carrizal Bajo y en Huasco.

La vida es tranquila, no hay autos, ni electricidad. Si quieres comprar cosas para comer o beber debes viajar al menos 30 Km., porque no existe ningún almacén que ofrezca algún producto. Todo esto, aunque parezca paradójico, sobre todo en esta época, hace que este lugar sea mágico y muy atractivo para la gente que quiera alejarse de Santiago y de las ciudades pobladas.

“Este lugar es fantástico y ojala se mantenga así para siempre. En Chile hacen falta estos sitios para liberarse, relajarse y pensar. Son paisajes fabulosos que enriquecen a las personas interiormente, cargándolas de energía para volver a la capital en algún momento”, finaliza José Miguel Portilla.





Isla Laitec

15 10 2008

Al sur de Chile, a la altura de Puerto Montt, se encuentra el paso hacia una de las islas más pintorescas y mitológicas de Chile: La Isla de Chiloé. Compuesta por diversos pueblos y tradiciones, esta isla ha sabido llamar la atención de millones de turistas que se acercan todos los años en busca de la magia desbordante que tiene el lugar.

Al sur de la isla, se encuentra la ciudad de Quellón, una de las tres más importantes de la Isla de Chiloé, por encontrarse en un punto estratégico respecto del sur de Chile. Desde ahí zarpan transbordadores hacia Puerto Montt y Chaitén.

Laitec está ubicada a 10 kms al sureste de Quellón, desde donde zarpan barcos a pedido y el valor puede variar dependiendo de cuántas personas sean, el peso, o el día. No existe tránsito comúnmente, salvo que se contrate el servicio completo que incluye alojamiento, comidas y salidas en busca del avistamiento de ballenas azules. En esos casos, el servicio contratado se encarga de todo, incluso de ir a buscarlos hasta Quellón.

La isla Laitec forma parte de un grupo de tres islas adyacentes a Quellón: Laitec, Cailín y Coldita. En ésta se puede disfrutar de abundante vegetación nativa, extensas playas y una rica fauna. La comunidad Huilliche mantiene aún muchas de sus costumbres y tradiciones ancestrales: en la pesca y recolección de mariscos puede ser apreciado el uso de corrales para la captura.

Esta isla es realmente especial, ya que además de encontrarse en el sur del mundo, se encuentra en un lugar privilegiado, desde donde se puede divisar tanto la Isla de Chiloé, como el lado continental.
Además en ella vive una pequeña población, que vive de la pesca y escasa ganadería que hay en la zona. El turismo es lo que se está intentando explotar, por ser una isla con una espectacular belleza, además de su especial magia envolvente.

Avistamiento de Ballenas
La presencia de estos gigantes del mar se encuentra en estudio científico y todavía no se puede garantizar que cada visita turística pueda dar con ellas. Sin embargo, un gran porcentaje de los paseos para verlas, concluyen con la alegría de los turistas.

El Tour Día incluye comidas y navegación durante unas 5 horas aproximadamente en busca de las ballenas azules. El Tour Bahía Tic – Toc incluye alojamiento la primera noche en la Isla Laitec, comidas y navegación durante dos días en busca de las ballenas azules. El Tour Isla Guafo incluye alojamiento la primera noche en la Isla Laitec y la segunda noche en una embarcación, con comidas y navegación durante tres días en busca de las ballenas azules. Todos los viajes deben ser reservados con antelación.

Playa Paraíso
Dentro de los 15 kilómetros aproximados que tiene la Isla Laitec, se encuentra una paradisíaca playa de arenas blancas y agua cristalina, con cuevas oscuras y húmedas, distintos especies de animales, pero por sobre todo, una tranquilidad inigualable. Para llegar a esta playa, denominada por los lugareños como Playa Paraíso, hay que pedirle a alguien que acompañe, ya que el camino es complicado ya que requiere atravesar toda la isla, a través del tupido circuito de un frondoso bosque.
Vale la pena visitarla, aunque es recomendable llevar todo tipo de provisiones, ya que merece pasar el día y allá no se puede conseguir nada más que agua dulce que cae de las paredes dentro de las cuevas.

Recomendaciones:
– Llevar todas las provisiones, en la Isla la alimentación y todos los bienes en general, escasean
– Buenas zapatillas de trekking para recorrer sus 15 kilometros de extensión a pie y conocerla completa.
– Bloqueador solar
– Capa de agua o ropa impermeable, llueve mucho.

Si ya estás alla…
Si ya estás al sur del mundo, puedes aprovechar de recorrer en los alrededores de la Isla de Chiloé Achao, Ancud, Bahía de Caulin, Castro, Chacao, Chonchi, Compu, Curaco de Velez, Dalcahue, Parque Ecológico Mitológico de Chiloé, Parque Nacional de Chiloé, Pingüineras de Puñihuil, Playa Mar Brava, Quellón, Río Chepu, Yaldad.