Centro de Esquí Cerro Mirador

26 11 2008

Hay buenas noticias para los amantes del esquí, quienes no tienen que esperar nuevamente el invierno para practicarlo, siempre y cuando el clima acompañe. La región de Magallanes ofrece una excelente alternativa para el frío invierno, y se llama Centro de Esquí Cerro Mirador.
A sólo 9 kilómetros de Punta Arenas, y a 600 metros por sobre el nivel del mar, se encuentra este centro de esquí, desde donde se ve una maravillosa vista panorámica de la ciudad de Punta Arenas, del Estrecho de Magallanes y de Tierra del Fuego.

Centro de Ski

Centro de Ski

El centro de esquí está ubicado al interior de la Reserva Nacional Magallanes, específicamente por sobre la cumbre y ladera del cerro Fenton, también llamado Cerro Mirador, que le dan a las canchas de esquí un nivel de dificultad media. La geografía que acompaña a este cerro, hacen de este centro de esquí uno especial, y no sólo por estar en la ciudad más austral del continente, sino también por ser el único centro de ski desde donde se puede observar el mar.
El centro posee once canchas, que se caracterizan por ser angostas y están constantemente atravesadas por árboles, lo que brinda al esquiador un mayor grado de dificultad en sus movimientos, y obviamente, más aventura. La nieve, por efecto de los fuertes vientos de la zona, se mantiene ligera o también denominada “nieve polvo”.
En cuanto al equipamiento, el lugar cuenta con un andarivel de silla doble de 1200 metros de extensión (un desnivel de 400 metros) y un andarivel de arrastre de 150 metros. El lugar tiene un refugio en el que se puede dormir, servicio de cafetería, arriendo de equipos, clases de esquí, arriendo de equipos (botas, bastones, ski, guantes, ropa) y motos de nieve, además de trineos, taller de reparaciones, guardarropías y casilleros. También tiene patrullas para resguardar la salud de quienes practican este riesgoso deporte.

¿Cómo llegar?
Para llegar al Centro de Esquí Cerro Mirador hay que partir desde la Plaza Muñoz Gamero, la principal de Punta Arenas. Desde allí salen buses que realizan el transporte durante los fines de semana. Sino también se puede llegar en auto privado. Está a sólo 9 kms (aproximadamente 30 minutos) y en ese caso hay que tomar Avda. Independencia hacia el oeste, en dirección al Cerro Mirador.
El camino de acceso aún se mantiene en condiciones precarias, sobre todo cuando bajan las temperaturas, hay lluvia o mucho viento, ya que no está pavimentado. Por eso se recomienda ir con cadenas en las ruedas en caso de necesitarlas.
Los meses de seguro funcionamiento son mayo, Junio, Julio, Agosto, Septiembre, Octubre. Horario: Lunes a Domingo de 9:00 a 18:00 hrs. y de 9:00 a 17:00 hrs. (andarivel). Sin embargo, como decíamos al comienzo de esta nota, todo depende del clima, ya que en el caso de tener temperaturas favorables para la práctica de este deporte, algunas canchas pueden abrir.





Parque Nacional Altos de Lircay

4 11 2008

Tenemos un nuevo Parque Nacional para recomedarte.

Hace más de 7 mil años, los senderos que te invitamos a visitar ya fueron transitados por el hombre, los Altos de Viches, se constituyo como un área de refugio, de intercambio y posta de los pueblos originarios nómades, cazadores y recolectores de la etnia Mapuche (pehuenches) y promaucaes del valle Central. Altos de Vilches posee además claros vestigios de avanzadas de la Cultura Inca al sur de América. Algunos arqueólogos postulan que luego de la lucha entre Mapuches e Incas estos últimos se habrían asentado en la ribera norte del río Maule y en Altos de Vilches. Prueba de ello es la gran cantidad de piedras con decenas de oquedades de forma elipsoidal, las llamadas “piedras tacitas”.

Bosque de Robles(Interior Reserva Nacional Altos del Lircay)

Bosque de Robles (Interior Reserva Nacional Altos del Lircay)

Con la ocupación española, el sector se denomina Parque Gil de Vilches y Aragón, nombre dado por el soldado español y corregidor que administró estas tierras entre los años 1632 a 1634 las que se llamaron Talca o Talcamu, tierras que luego donó éste, por intermedio de su esposa, a la comunidad de los Padres Agustinos para la construcción de un convento y “de que dieran los terrenos necesarios para cuando su Majestad deseara fundar una ciudad, villa o lugar”. Allí se crearía posteriormente la actual ciudad de Talca.

Desde los inicios del siglo XX, el sector de Vilches ya fue considerado como un lugar de atractivo y veraneo, construyéndose en el año 1920 el antiguo Hotel de Vilches (Actualmente ya no existe). Otra institución que dio a conocer este lugar fue el Rotary Club de Talca que en el año 1930 construye su refugio cordillerano. En el año 1944, la Iglesia Católica construye el Seminario de San Pelayo, lo que actualmente se conoce como la J.O.C (Juventudes Obreras Cristianas).

Gracias a la Corporación Nacional Forestal, CONAF, se crea la Reserva Nacional de Altos de Lircay, bajo la presidencia de don Eduardo Frei Ruiz Tagle en el mes de junio del año 1996, de acuerdo a lo dispuesto en el Decreto Nº531 del año 1967 del Ministerio de Relaciones Exteriores que ordenó cumplir como Ley de la República la Convención para la Protección de la Flora, la Fauna y las Bellezas Escénicas Naturales de América. A partir de esta fecha, el área se integra al SNASPE (Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado). Cabe destacar que desde 1977 la zona es declarada como Área de protección turística en donde CONAF tuvo sus primeros funcionarios al servicio de la protección de la Flora y Fauna.

Como llegar:

Santiago-Talca: vía terrestre. Desde Santiago por la Ruta 5 Sur, pasado el segundo acceso a Talca (hacia el sur), está el desvío hacia San Clemente. Desde esta ciudad seguir hacia el este, en el kilómetro 30 aproximadamente está el desvío a Vilches y la reserva está más o menos en el kilómetro 63.





Cerros, dunas, aguas cálidas en un solo lugar

1 11 2008

José Miguel Portilla, uno de los miembros de Reconoce Chile, relata la experiencia de haber llegado hasta el Parque Nacional Llanos de Challes. Caminatas por el desierto, vida natural, guanacos, aguas transparentes, envuelven este relato.

El verano del 2007 fue la primera vez que llegó a este lugar. Recomendado por una amiga, José llegó a los Llanos junto a Rafael Sanhueza, compañero del colegio. “El viaje fue increíble. En ese momento lo único que quería era llegar hasta los el camping. Pero ahora que lo pienso, fue una experiencia inolvidable que quizás nunca más la vuelva a repetir”.

El Porti, como conocen a José Miguel, pasó esa noche caminando por un pequeño camino que era iluminado sólo por la luna, la cual duraría pocas horas. Sin más alternativa tuvieron que armar la carpa en medio del desierto y aventurarse a pasar la noche en la intemperie.

Llanos de Challes

Llanos de Challes

El Parque Nacional Llanos de Challes se encuentra ubicado en el sector costero de Región de Atacama, en la provincia y comuna de Huasco. Para acceder al lugar existen dos vías alternativas, la principal tiene su origen en el km. 668 de la ruta 5 Norte, aproximadamente 17 km. al norte de Vallenar, siguiendo por el camino secundario C-440 que pasa por el mineral de Los Colorados y la localidad de Canto de Agua hasta llegar a Carrizal Bajo. La otra vía de acceso es el camino C-470 que une por la costa las localidades de Huasco Bajo y Carrizal Bajo, según informan los sitios de turismo de la Región de Atacama.

“El Parque Nacional nos recibió con las puertas abiertas, no tuvimos que pagar nada porque sólo deben pagar quienes entran en auto, los demás pueden instalar su carpa donde quieran sin ningún problema”. El parque lleva hartos años, pero desde hace casi cuatro años que comenzó a hacerse más popular, sobre todo en los santiaguinos que buscan recorrer el norte de Chile.

La gente que acude a este lugar, va generalmente a descansar y a pasar un momento grato con los amigos y la familia, desconectada de los tradicionales balnearios populares que existen a lo largo del país. En este lugar no hay electricidad, por lo que las fogatas abundan entre los jóvenes y las familias, para dar la bienvenida a las demás personas que quieren pertenecer a ese momento.

Llanos de Challes no tiene árboles en donde uno se pueda refugiar del sol, pero tiene una de las aguas más ricas que hay en Chile, de arena blanca y fina, con agua tibias y cristalinas. Por lo que ya saben donde encontrar aquel refugio del que hablábamos. Sin embargo, existen muchísimos paseos y excursiones que se pueden hacer, en los cuales se pueden encontrar geoglifos, guanacos, llamas, cactus y un gran variedad de flora y fauna.

No hay primera sin segunda
Como si fuera poco, José decidió volver el invierno del 2008. “Realmente no quedé satisfecho y quería seguir conociendo ese lugar, más encima en otro momento distinto, con otras temperaturas y climas más acogedores, sobre todo en un invierno lluvioso y frío.
“Fue una experiencia completamente distinta: Había menos gente, estaba más tranquilos y nos pudimos conocer entre todos”. El Parque Nacional Llanos de Challes es bastante conocido por sus playas y la gran mayoría de las personas llega hasta allá para surfear en las playas aledañas que hay en Carrizal Bajo y en Huasco.

La vida es tranquila, no hay autos, ni electricidad. Si quieres comprar cosas para comer o beber debes viajar al menos 30 Km., porque no existe ningún almacén que ofrezca algún producto. Todo esto, aunque parezca paradójico, sobre todo en esta época, hace que este lugar sea mágico y muy atractivo para la gente que quiera alejarse de Santiago y de las ciudades pobladas.

“Este lugar es fantástico y ojala se mantenga así para siempre. En Chile hacen falta estos sitios para liberarse, relajarse y pensar. Son paisajes fabulosos que enriquecen a las personas interiormente, cargándolas de energía para volver a la capital en algún momento”, finaliza José Miguel Portilla.





El Desierto Florido

25 10 2008

El desierto chileno es conocido en todo el mundo, por ser el más árido que se ha encontrado. Pero lo que nadie sospecha es que después de cada lluvia que se produce en esta zona de la Región de Atacama, florecen desde debajo de la tierra una variedad y cantidad sorprendente de flores y frutos.

Ya en 1831 el naturalista francés Claudio Gay, partió al norte para poder ver el Desierto Florido. Pero fue imposible por la sequía que imperaba ese año. Sólo en el año 1840 lo pudo realizar, pues el desierto había despertado de su letargo e irrumpía con todo su esplendor. Era la maravilla del Desierto Florido que se presentaba en toda su magnitud.
En las últimas dos décadas este fenómeno se ha repetido en los años 1983, 1987, 1991 y finalmente con la histórica precipitación del 12 de julio de 1997, donde el agua caída registró la cifra récord de 96 mm en tan sólo 15 hrs., algo totalmente inusual para el Desierto de Atacama; el paisaje árido se transforma en un espectáculo único y de sorprendente colorido. Inicialmente con un manto de color verde desde el mes de julio y agosto para alcanzar toda esa gama multicolor en el mes de septiembre, donde flores, insectos y otros animales tapizarán grandes extensiones de la Región de Atacama.

Desierto Florido

Desierto Florido

Descubriremos que en parte el Desierto Florido se presenta cuando las lluvias hacen que pequeñas semillas y bulbos, que se han mantenido por años enterrados en el desierto, germinen y crezcan dando vida a plantas de variadas características y hermosas flores multicolores. Asociadas a ellas surgen una gran cantidad de insectos, aves y herpetofauna, generando un muy especial ecosistema, donde todos los elementos de la naturaleza conviven en armonía durante todo el tiempo que las condiciones climáticas lo permiten, volviendo con los meses a una situación de latencia hasta las próximas nuevas lluvias.
Este fenómeno natural ocasional que se manifiesta cuando las lluvias han sido generosas en la región, permite visitar el Desierto Florido apreciando durante más de tres meses los diferentes sectores de las gran diversidad de especies que se presentan.

Se inicia el real Desierto Florido en el límite sur de la Región de Atacama, al sur de Cuesta Pajonales, con flores como Pata de Huanaco, Suspiro de Campo y otros que forman verdaderas alfombras multicolores.
Sin embargo, lo más espectacular se ubica en torno y desde Vallenar hacia el norte, camino a Copiapó, tanto en el área central, zona de travesía, como en la zona costera de Huasco, Carrizal Bajo y Totoral hasta Caldera. Así también sorprende el Parque Nacional Llanos de Challe, al nor-poniente de Vallenar. Creado mediante Decreto Nº 946 de 29/07/94, del Ministerio de Bienes Nacionales y del Ministerio de Minería, como un hábitat de gran biodiversidad tanto en flora y fauna, poseyendo la vegetación numerosos endemismos como la especie Garra de León o Leontochir Ovallei y variadas especies de cactáceas.

Hacia el norte de Vallenar y junto a la carretera, predominan enormes y extensas praderas de flores de color morado, Pata de Guanaco; blancas, Huilli; amarillas, Senecio o Terciopelo; celestes, Suspiro de Campo y amarillas anaranjadas, Añañucas.
En las comunas y por las quebradas que bajan hacia los puertos y caleta de Huasco, Carrizal Bajo y Totoral se encuentran otros bellos jardines de cientos de variedades de Lirios, Añañucas, Terciopelos y Huillis.
Por estos sectores costeros habita la bellísima Garra de León de la familia de las Alstroemerias y, especies cactáceas como el cáctus Copiapoa, de color grisáceo formando cientos de cojinetes de gran variedad de diámetro. No todas las especies florecen simultáneamente, y dependiendo de la época, septiembre, octubre y noviembre, se van desarrollando alternadamente cambiando el colorido a la alfombra de flores.





El Viejo que Llora

1 10 2008

Un géiser es una fuente termal subterránea que erupta periódicamente expulsando columnas de agua caliente y vapor en el aire.

Su formación  requiere condiciones hidrogeológicas especiales que sólo existen en algunas partes del planeta, siendo estos bastante raros, en Chile contamos con el tercero de los seis campos de géiseres más grandes del mundo: El Tatio.
Su nombre significa “el viejo que llora” y se encuentra al interior de la segunda región, en medio de la aridez del desierto, ubicado a 95 Km de San Pedro de Atacama.

Geyser del Tatio

Geyser del Tatio

Este Campo de géiseres es  uno de los más altos (4.321 metros) y tiene más de 80 géiseres activos, el 8% de los que hay en el mundo.

El lugar está conformado por un campo geotérmico originado por la proximidad del volcán El Tatio, provocándose el fenómeno de los géiseres debido al  río que pasa bajo éste.

Al amanecer brotan grandes chorros de vapor que pueden alcanzar los 6 metros de altura desde pozos de agua hirviendo. Definitivamente es un espectáculo único que debe ser visitado alguna vez en la vida. Pero ojo, pues para presenciarlo  es necesario estar en el lugar al amanecer  ya que ahí es donde se observa  su máxima actividad apareciendo un gran número de fumarolas.
Si vas por medio de una agencia, no hay problema ya que ellos cuentan con el itinerario perfecto para aprovechar al máximo la visita, proporcionan café y galletas a sus turistas e incluso pasan por  las termas existentes en el lugar, para aquellos que deseen disfrutar de un baño en estas  piscinas naturales.
El lugar es realmente espectacular, es posible observar  la flora y fauna típica del altiplano con una hermosa vista a la cadena de volcanes de la cordillera por donde recién comienza a asomarse el sol.
Una vez en el lugar es recomendable no correr, ya que además de sufrir una puna debido a la gran altura,  es muy fácil pisar uno y sufrir quemaduras peligrosas  ya que su vapor puede alcanzar hasta 85 grados centígrados.
Por último, es importante saber que la fluctuación térmica del lugar es muy alta, es decir, antes de que salga el sol pueden registrarse 15 grados bajo cero  y luego de ésta las temperaturas oscilan entre los 15 y 20 grados centígrados.  Así que ya saben, no olviden los abrigos!