¿Quién dijo termas?

5 11 2008

Para los que les gusta el relajo y el agua, pero piensan que en el sur, por el sólo hecho de llover más o de nevar el agua es más helada; están radicalmente equivocados. Con ustedes, las mejores 3 termas de las regiones más australes del país.

1.- Termas de Puyuhuapi
Estas probablemente son las más pitucas dentro de los centros termales de nuestro ranking. Podría parecer básico que tuviera tan sólo 3 piscinas al aire libre y una piscina de hidromasajes bajo techo. Claro, para eso me voy a las Termas del Corazón que quedan al lado de Santiago, dirán algunos. Pero cuando entiendan que esto está ubicado en pleno corazón de Carretera Austral junto al mar, pero también a los ríos, a cientos de kilómetros del Mcdonald’s, del smog, de la delincuencia y los problemas sociales, no les darán ganas de salirse del agua. Además, si a eso le sumamos masajes y talasoterapia, en un ambiente compartido por tres tipos de aguas distintas, la salada, por estar ubicado el recinto en Bahía Dorita, los ríos que desembocan en forma de cascadas y deltas en las cercanías, y las aguas termales, agua caliente que proviene de las entrañas de la tierra.
Como datos importantes, la temporada más agradable se extiende desde septiembre hasta abril y está ubicada a 215 km al norte de Coyhaique. En el sector de Bahía Dorita a 20 km de navegación desde el puerto Las Pulgas.

2.- Termas Geométricas
En el Parque Nacional Villarrica se encuentra uno de los más extraños pero a la vez fascinantes centros termales:

Termas Geométricas

Termas Geométricas

Las Termas Geométricas. Un lugar donde encontramos a la naturaleza y al ingenio y abstracción humanos en comunión. Diseñado por el arquitecto Germán Del Sol, la gracia que tiene este lugar es que cada espacio, cada piscina y pozón está unido entre sí con otros a través de pasarelas de madera, utilizando formas geométricas en su distribución, de esa manera, la inventiva y mirada estética humana se mezcla con el misterio de la naturaleza. Se puede ir todo el año, eso sí, en el invierno no hay ningún tipo de calefacción, así que es bastante frío el lugar. Desde Villarrica hasta las termas son 90 kilómetros. Desde Pucón, 52 kilómetros.

3.-Termas del Río Amarillo

¿Te imaginas metido con el agua caliente hasta el cuello, rodeado de cerros de un profundo verde, con nubes de vapor cayendo desde sus cimas? Bueno, ese es el caso de las Las Termas del Río Amarillo. Están ubicadas a 35 minutos de la ciudad más importante de la Carretera Austral, Chaitén, la famosa ciudad, tan vilipendiada por la naturaleza el último tiempo. 4 hectáreas de bosques y piscinas termales hacen de esta una opción. Lo bonito de estas termas es que, a pesar de ser chicas, cuentan con instalaciones muy armónicas con el lugar, con lugares de acampada, pequeñas cabañas y piscinas de cemento en conjunto con pozones naturales de barro. Son al aire libre, y el agua termal, específicamente de este lugar, posee propiedades curativas y regenerativas dado su alto nivel de azufre.

Para llegar hay dos opciones. Para los que tienen un viaje de placer y comodidades, se puede llegar en auto por la caretera, pasando el pequeño poblado de El Amarillo. La segunda opción es tomar un pequeño transfer que sale desde el terminal de buses de Chaitén y por unos 4000 pesos se pueden asegurar la ida y la vuelta.
Además, está abierta todo el año, lluvia torrencial, truenos, rayos y una sonrisa… total, está metido hasta las narices en agua pura y caliente.





Lago Pirihueico

24 10 2008

XIV Región de Los Ríos. Valdivia. El sector que envuelve al Lago Pirihueico está repleto de gratas sorpresas que lo transforma en un lago realmente especial, no sólo porque embarcando desde el Puerto Fuy y cruzando hacia el otro lado se llega a San Martín de Los Andes, sino por las sorpresas que se encuentran una vez que se va allá con la mochila al hombro.

Esta zona se caracteriza por el Bosque Lluvioso Templado, un escaso ecosistema que representa el 0.9% de todos los bosques a nivel mundial. Los distintos tipos de centenares árboles tienen 250 kilómetros de caminos que permiten descubrir playas vírgenes, ríos, vertientes y lagunas, lugar donde se refugia una profunda variedad de aves y representantes de la fauna nativa silvestre.

Lago Pirihueico

Lago Pirihueico

El camino hacia Puerto Fuy

Rumbo al puerto, lo que más llama la atención es el largo camino de ripio repleto de curvas inexactas que va bordeando la primera parte del Lago Pirihueico, que tiene una forma muy alargada. El comienzo del lago es el comienzo de las bondades de este paseo, ya que su intenso color y forma hacen que llame la atención desde un comienzo.

Kilómetros más adelante, cerca de Neltume, se atraviesan caudalosos ríos, en su mayoría son rápidos que sirven especialmente para quienes gustan del rafting, y la pesca.

El camino va bordeando también el Volcán Choshuenco, ubicado en la Reserva Nacional Mocho y que tiene una elevación de 2.415 m.s.n.m. La historia dice que su origen es de fines de la era glacial y que una gran erupción pliniana, hace unos 10.300 años, produjo las formaciones de piedra pómez del lago Neltume. Desde su cima, se puede ver el lago Ranco, Riñihue, Panguipulli, Neltume y Pirehueico; además de los volcanes desde el Llaima hasta el Osorno.

En el camino, se comienzan a divisar carteles que anuncian el pueblo de Huilo Huilo, y junto con ellos, los que anuncian los Saltos del mismo lugar. Vale la pena darse una vuelta por los saltos, son realmente impresionantes. Caídas de agua de 50 metros, enmarcadas en una vegetación que pareciera estar en plena selva, son lo primero que se encuentra al mirar por los miradores dispuestos especialmente para eso.

Una vez de regreso al camino que lleva hacia Puerto Fuy, se encontrarán con un especial hotel que bien vale la pena sentarse a mirar al menos durante unos segundos. El lodge, llamado La Montaña Mágica, fue construido con maderas nobles del lugar por los mismos artesanos de comunidades aledañas de Neltume y Puerto Fuy.

Justo al lado, llama la atención otro hotel, ubicado en medio del bosque y que tiene la forma misma de un árbol Bao Bab. En el alto de los 7 pisos que tiene, se levanta esta imponente obra arquitectónica, con una atención de lujo y elevados precios para mochileros.

Al poco rato caminando, surge un pequeño pueblo, denominado Puerto Fuy, en honor al puerto donde se embarcan los tripulantes para cruzar hacia Argentina. Desde ahí sale una barcaza que cruza hacia el lado fronterizo, desde donde hay que entrar alrededor de 30 minutos en auto, para encontrar la aduana argentina. Cruzar el Lago Pirihueico es realmente maravilloso. Pocas casas surgen cada cierto tiempo, escondidas en una imponente y húmeda vegetación, la que apenas las hace visibles desde la barcaza. Es muy recomendable cruzar el lago, aún cuando no se vaya a Argentina, el sólo paseo vale la pena.

En Puerto Fuy hay una pequeña cafetería, en donde venden comida a precios razonables.

¿Qué hacer?

En la reserva es posible encontrar una cafetería y senderos habilitados cerca de los Saltos del Huilo-Huilo. Además se está habilitando el volcán Mocho para la práctica de esquí. Esta área, además permite seguir huellas de ciervos, zorros y pumas; cabalgatas; mountanbike; pescar con mosca entre cascadas y cavernas subterráneas del río Blanco; bañarse en aguas termales; practicar canopy a 70 m de altura, o rafting, kayak y vela en los ríos Fuy, Enco y Pirihueico.

Si tienes más tiempo:

Otros atractivos de la zona que te pueden servir por si no quieres acabar tu viaje: Bahía Coique, Isla Guapi, Lago Calafquén, Lago Maihue, Lago Neltume, Lago Panguipulli, Lago Ranco, Lago Riñihue, Playa Coñaripe, Reserva Nacional Mocho Choshuenco, Termas de Coñaripe.